La fuga de Brito y Picatoste

Manuel Brito se encontraba cumpliendo una condena de 30 años de prision mayor por un delito de Robo con homicidio, una sentencia impuesta el 19 de Octubre de 1.999 por la muerte de un ciudadano boliviano al que le sustrajo joyas y dinero en su domicilio.
Francisco Picatoste se encontraba en prisión por un delito de quebrantamiento de condena impuesta el 18 de Junio de 1.997 y por otra sentencia impuesta el 10 de Marzo de 1.999 por dos delitos de Robo con intimidación a la pena de 3 años y 6 meses de prisión, por cada uno de ellos. 
Penas que ambos estaban cumpliendo en el Centro Penitenciario de Lérida, donde se conocieron y trabaron amistad. Durante el tiempo que pasaron juntos, que cada vez era mayor, la complicidad y la confianza dieron, para uno más que para el otro, paso a una relación en la que muchos creyeron que la amistad iria más allá. En una de estas veces que compartían su tiempo acordaron un plan para evadirse del Centro Penitenciario y evitar el cumplimiento de las penas que se les habían impuesto. Pero para conseguir su propósito era necesario que Francisco Picatoste lograra un permiso penitenciario y desde el exterior poder planificar la fuga de Manuel Brito

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *